La Botica en la expedición de Magallanes y Elcano

En la Armada de Magallanes, tan minuciosamente preparada, no podía faltar la terapéutica y sus profesionales. Un cuarto de millar de hombre en los océanos y más de mil días de navegación tuvieron inexcusablemente que dotarse de las personas y los medios adecuados para hacer frente a las enfermedades del mar y de la guerra.

Se publica aquí por primera vez la fiel reproducción del documento con el inventario original de las medicinas embarcadas, en una cuidada edición con transcripción y estudio, para hacerlo inteligible a los lectores de hoy, e incluye todos los remedios de botica que dieron la vuelta al mundo. Su abastecedor resultó ser Juan Bernal, un boticario muy interesante, con muchas conexiones científicas y comerciales en la Sevilla del siglo XVI.

Finalmente, además se pasa revista en la obra, con atractivos dibujos a toda página de las especias que surcaron el viaje de vuelta, por cuya posesión perdieron su vida cientos de marineros en esta incomparable proeza náutica.

Cuenta con el apoyo de la Academia Iberoamericana de Farmacia y el Consejo General de Colegios Farmacéuticos de España. Por primera vez se reproduce en facsímil el documento custodiado en el Archivo General de Indias con la relación de las medicinas embarcadas; incluye en primicia la transcripción y estudio a cargo de los Doctores en Farmacia por la Universidad de Sevilla, Cecilio J. Venegas y Antonio Ramos, e introducción de Carlos Gómez Canga-Argüelles, Presidente de la Academia de Farmacia de Castilla y León.